lunes, 16 de febrero de 2015

Bardena Negra. 14/2/2015

Recorrido por las Planas de la Bardena Negra y sus correspondientes barrancos, conocidos como las "Caídas de la Negra".
Ruta realizada con visita incluida a la ermita de Sancho Abarca.
Sin duda lo más interesante del recorrido son los paisajes que se divisan tanto en la lejanía como en las cercanías. Con el fondo nevado del Pirineo se destacan las planas de la Raya y el Rayón.
La Bardena Negra se formó en el Cuaternario con los depósitos fluviales de cantos rodados que los ríos depositaron sobre las arcillas y yesos restos de la antigua Depresión del Ebro.
En la parte alta se observan los cantos rodados sobre los que se sustenta la vegetación y que resisten mejor la erosión del agua porque son materiales percolables. Por debajo las arcillas, yesos y algunas capas de areniscas más antiguas e impermeables sobre las que el agua genera cárcavas o barrancos ondulados. Los colores en general los da el contenido en hierro de las arcillas oxidado en climas tropicales.
Los materiales erosionados, sobre todo arcillas, sirvieron de relleno a las depresiones formando capas de gran grosor.
Estas capas de sedimentos en los últimos años, casi podríamos decir en tiempos históricos, más que geológicos, han sido nuevamente erosionadas hacia el Ebro formando grandes barrancos de paredes verticales ya que lo materiales están poco consolidados y el agua los arrastra fácilmente hasta llegar a las capas inferiores más antiguas de areniscas o arcillas.
Sobre estos materiales fácilmente forma cuevas y grandes depresiones.
Algunas de las Planas son más antiguas y están formadas por capas de areniscas más resistentes a la erosión.

Para saber más sobre la interesante geología de la Bardena, ver más información

Estas terrazas se han colonizado con pinares mediterráneos, Pinus halepensis, que cubren las zonas no aprovechadas para cultivos y sobre todo las laderas de las Planas y que a vista de satélite dan a esta parte una coloración oscura de donde viene el nombre de Bardena Negra.
 
 Pinares de Pinus halepensis que constituyen el principal refugio de las aves que en sus heces dispersan las semillas del muérdago, Viscum album, que parasita la mayor parte de los pinos.
 

Entre los pinos desarrolla un amplio matorral constituido entre otros arbustos por romero, Rosmarinus officinalis, muy aromático y sabinas, Juniperus phoenicea, un arbusto muy aromático y resistente a las quemas.
 
Además aún en estas fechas se han podido observar otros arbustillo y hierbas en flor como la globularia, Globularia alypum o el Erodium malacoides.
 
La Ferula communis o el Erucastrum nasturtifolium
 
Así como la jara blanca, Cistus albidus, aunque sin flor y la Diplotaxis erucoides.
Y por supuesto tampoco nos podemos olvidar del Santuario de Nuestra Señora de Sancho Abarca, ermita, hospital e iglesia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada