domingo, 22 de junio de 2014

Baztán. Iñarbil - Gorostapolo - Burbal. 21/6/2014.

Mapa de recorrido
El buitre nos observaba desde la seguridad de su posición.
La cascada de Xorroxin
El dolmen de Sorgiña y cascada secundaria de Xorroxin
El corazoncillo, Hypericum androsaemum
Y esta otra a los bordes de la carretera también es otro corazoncillo, el Hypericum peforatum, menos vistoso, pero con más virtudes medicinales.
Y junto al el la reina de las plantas medicinales, la verbena, Verbena officinalis.
Aunque mucho más peligrosa también ha hecho grandes aportaciones a la medicina la bella dedalera, Digitalis purpurea.
Muy abundante entre los helechos y en los bordes de caminos del hayedo.
El helecho común, Pteridium aquilinum está muy extendido en la zona por su gran importancia en la vida ganadera, hoy muy abandonada.
 
Igual que el roble, Quercus robur del que encontramos magníficos ejemplares en nuestro recorrido.
 
Así como el abedul, Betula pendula.
En los numerosos encharcamientos y regatas encontramos un peculiar musgo, Sphagnum que ha dado lugar a las numerosas turberas de la zona.
El Sphagnum es un tipo de musgo que crece en lugares muy encharcados mientras la parte aérea sobresale como flores, la parte sumergida se va descomponiendo y da lugar a la turba.
 
A pesar de las tormentas el terreno estaba muy seco y en consecuencia hemos observado muy pocos hongos, entre ellos la estrella maloliente, Clathrus archeri, un curioso hongo que sale de un huevo y se abre como una estrella roja a la vez que despide un olor cadavérico que atrae a las moscas que extienden sus esporas.
El recorrido de hoy transcurre por una de las zonas más antiguas de Navarra y el sustrato rocoso está en su mayor parte formado por rocas metamórficas, como los esquistos que hay sufrido grandes presiones y elevadas temperaturas aplanándose y alterándose.
Junto a los esquistos destacan una rocas blancas muy resistentes a la erosión, la cuarcita.
Sin embargo el componente rocosa más abundante en la zona y que da más carácter al Baztán son las areniscas rojas, el material que forman desde los dólmenes hasta las paredes exteriores de todas las casas clásicas de la zona.


















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada