lunes, 18 de mayo de 2015

Ermita de Santa Zita (San Martin de Unx ). 16/5/2015

Una de las virtudes que nos caracteriza al grupo de los sábados de Gorosti es ser versátiles y todo-terreno, como los vehículos de muy alta gama. Ayer, empujados por las circunstancias (meteorológicas), nos sacamos sobre la marcha un recorrido que a nadie defraudo y que por el contrario todos realizamos. Disfrutando del colorido primaveral en un banquete de plantas y flores, que para sorpresa de algunos, nos esperaba en aquellos apartados rincones.
La región visitada está dominada por una vegetación de maqui que en realidad es un matorral de regeneración de los antiguos bosques mediterráneos de carrasca, Quercus rotundifolia, que dominaban la región y que se eliminaron con fines ganaderos y para construcción.
El matorrral está dominado por arbustos espinosos y resistentes tanto al ganado como al fuego, coscojas, enebros, sabinas, aulagas, carrascas, etc. y un matorral bajo de arbustos aromáticos, como el tomillo, la lavanda, romero, abrótano, etc.
 
La coscoja, Quercus coccinea en plena floración con sus amentos de flores masculinas colgantes y por el contrario la sabina, Juniperus phoenicea con sus flores femeninas.

 
Las carrascas ,Quercus rotundifolia, también con sus flores masculinas y las coscojas afectadas por picaduras de insectos que ponen sus huevos y éstos son protegidos por la planta formando unas estructuras peculiares, agallas, que parecen frutos, pero que contienen las larvas del insecto.
 
Una preciosa orquídea la Anacaptis pyramidales y una Crucífera, la Iberis saxatilis.
 
La garbancillera, la Ononis fruticosa, una leguminosa típica de los matorrales mediterráneos secos, y la hierba de las verrugas Euphorbia serrata llamada así porque desprende al partir una leche blanca que quema la piel.

Dos curiosas plantas parásita, la Cuscuta que son como unos hilos rojos que desarrollan sobre diversas plantas y les absorben la savia llegando a matarlas  y la Orobanche gracilis una preciosa planta que parece una orquídea, pero que carece de clorofila y vive también a consta de la savia de arbustos o árboles.
En todo su esplendor los escaramujos, tapaculos o rosas silvestres, la Rosa canina.


La Leuzea conifera, una curiosa hierba con yemas similares a conos de pino.
 
Infinidad de atractivas hierbas, como el Thalictrum tuberosum o el Astragalus turolensis
 
El gladiolo silvestre, Gladiaolus illyricus y el geranio de sangure, Geranium sanguineum

 
Dos interesante plantas de importante uso medicinal, la hierba de las siete sangrías, Lithodora fruticosa y la hierba de los ojos, Centaurea cyanus

Los frutos de los gamones, Asphodelus fistulosus, ya pasado nos recuerda ciruelas y la orquídea Aceras antropophora nos recuerda la lengua bífida de las culebras que asoma por su casco.
 
El cardo mariano, Silybum marianum es una planta comestible y diurética, que se consume como las alcachofas y la bella flor de la madreselva, Lonicera etrusca.
 Los bellos junquillos, Aphyllanthes monspeliensis.

Ya están los almendros en fruto y los lirios, Iris graminea de caída.
Como muestra todavía observamos algunos hongos sobre los tocones cortados de algunos pinos, un yesquero el Trametes versicolor y el Schyzophyllum commune.
Los trabajos de algunos artistas locales.
La ermita de Santa Zita.
 
Construcciones rurales típica de la zona con techos de tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada