domingo, 14 de febrero de 2016

Pueyo (13/2/2016)

Un paseo por la Valdorva invernal en un día primaveral desde la localidad de Pueyo y en dirección Artajona.
 En un principio el paisaje lo componen campos de colza y cereales diseñados aparentemente por agricultores neorealistas
ya que las líneas rectas, los cuadros y las estructuras regulares brillan por su ausencia.
 Entre campo un campo nos encontramos infinidad de pequeños bosquetes de quejigo, Quercus lusitanica.
 En algunos lugares de impresionante porte.
 Y algunos incluso declarados Monumentos Naturales, como este de Garínoain.
 Los quejigos en realidad son una variedad de robles con hojas duras que muchas permanecen secas en el árbol durante gran parte del invierno ya que en la zona las heladas no son demasiado significativas.
 Estas hojas presentan en los bordes dientes aserrados en vez de dientes lobulados o redondeados como en la mayoría de los robles verdaderos y no es rato encontrar ramas verdes en pleno invierno.
 Sin embargo en las laderas de más solana y hacia Artajona los bosquetes de quejigo son sustituidos por la carrasca y las coscojas, que podríamos decir que son también una variedad de "robles" o mejor dicho de Quercus pero con hojas perennes y por tanto de ambientes secos y con sin heladas significativas.
 Las coscojas son más bajas y de un verde más brillante frente a las carrascas, arbóreas y de color más azulado.
 De cerca se diferencian bien por las hojas más pequeñas, duras y punzantes de la coscoja, frente a las de la carrasca, menos duras, más grandes y menos espinosas.
 En los claros y generalmente en zonas quemadas la coscoja domina el paisaje y se convierten en coscojales.
 Detalle de coscoja, Quercus coccifera
 La razón de este peculiar paisaje de bosquetes y campos cultivados diseñados aparentemente por agricultores discípulos de Dalí reside en la existencia de manera irregular y dispersa de zonas con grandes estratos de roca arenisca que dificultan su labrado y que por tanto quedan ocupadas por los antiguos bosques de quejigo o carrasca.
 En los bordes de las pistas podemos ver estas losas que en realidad es arena de ríos petrificada, que alterna tanto en horizontal como en vertical con un material arcilloso que igualmente es barro arrastrado por ríos igualmente comprimido y petrificado y convertido en roca de arcilla. Estos materiales fueron aportados hace millones de años por los ríos divagantes que bajaban hacia la Depresión del Ebro.
 La presencia de estas rocas de arenisca e incluso de una arcilla muy arenosa facilita la penetración del agua que enseguida encuentra otras rocas de arcilla impermeable y emana en un buen número fuentes por toda la zona con agua poco contaminada por la escasez de ganado y sobre todo de viviendas y de gran calidad.
 Estas losas de arenisca desde muy antiguo han sido los materiales predilectos de construcción tanto en edificios agrícolas,
 Como en viviendas, aunque el gran contenido en carbonatos de estas areniscas las hacen muy deteriorables para el agua y los edificios más emblemáticos requieren rehabilitación.
 Ya en febrero encontramos las primeras flores primaverales, como el Crocus nevadensis
 O incluso algas de tierra como el Nostoc o "moco de cabra" utilizado en la antigüedad para el relleno de las pelotas de mano.
 Algunos curiosos hongos como el Pisolithus arhizus, un hongo utilizado desde hace años para micorrizar especies forestales con el fin de mejorar su crecimiento y que después se ha extendido de forma natural con gran parte de nuestra geografía.
 En realidad es un pariente de los "cuescos de lobo" y en la madurez de vuelve todo polvo de manera que el ganado los pisa y dispersa sus esporas con lo que son muy frecuentes en los bordes de caminos y pistas forestales.
 Las lluvias de estos días ha empapado el suelo y provocado la salida de muchos animales como las lombrices, algunas de grandes dimensiones y que marcan curiosos rastros sobre el barro.
 Y en las fuentes encontramos algunos caracoles curiosos como éste.
 Se trata del Radix balthica uno de los pocos caracoles cuya concha está enrollada hacia la izquierda.
Por último y en pero estado, encontramos un pequeño sapito partero

VER REPORTAJE COMPLETO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada