lunes, 20 de octubre de 2014

Etxalar - Aizkolegi. 18/10/2014

Paseo circular desde el bello pueblo de Etxalar, subiendo al Azkua para luego seguir por la línea de crestas hasta Aizkolegi, disfrutando de unas expléndidas vistas desde el Ori por un lado a San Donato o Biarritz/Bayona y Las Landas por el otro. 
Una vista parcial del bello pueblo de Etxalar.
La primera parte del recorrido, hasta las proximidades de Aizkolegi vamos por una vegetación de lo que se llama landa-brezal, lo que queda después de una fuerte desforestación, un uso ganadero con utilización de fuego para mantener el matorral y posterior abandono o disminución drástica del ganado.
La mayor parte de esta comunidad la componen plantas resistentes al fuego por sus profundos tallos subterráneos, los tojos o argomas, los brezos y los helechos.
Los tojos o argomas, Ulex, presentan unos profundos tallos subterráneos y además unas espinas que disuaden su consumo al ganado.
Los brezos, sobre todo la Erica cinerea, soporta perfectamente los incendios y el ramoneo del ganado.
Algunas zonas se repoblaron con alerces japones, Larix decidua, una Conífera bien adaptada a los fríos ya que tira las hojas en invierno.
Aunque estamos en plena temporada micológica, la verdad es que fueron muy pocos los hongos observados, algunos beltzas en la parte baja y en el resto esta escleroderma gigante, Scleroderma polyrhizum de más de 20 cm de diámetro.
Gigantescos yesqueros, Fomes fomentarius, en muchas de las hayas muertas que quedan en el recorrido.
Los azafranes silvestres, Crocus nodiflorus fueran de las pocas flores que adornaban el camino.
Los acebos o gorosti, Ilex aquifolium, también dan color al paisaje con sus frutos.
A más de uno sorprende la presencia de fresas en los bordes del camino en pleno octubre, se trata de una falsa fresa o fresa de Asia, que ni tan siquiera es una Fragaria sino se llama Duchasnea indica, es una mala hierba invasora exótica y cuyo fruto, aunque no es tóxico tampoco es comestible.
 
También destacaría entre las plantas , los kiwis, un cultivo tropical muy extendido en la región cantábrica de Navarra.
Para no olvidarnos de la fauna, una araña de jardín,  Araneus diadematus, como así se llama, nos cortaba el camino con su tela de araña.
Unos pavos con no muchas ganas de que lleguen las navidades.
No podíamos olvidar el lamentable estado del palacio de Aizkolegi, en ruinas.

VER REPORTAJE COMPLETO 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada